C

C

martes, 22 de agosto de 2017

Primer y último Encuentro

El creacionista del día. Alma Carbajal G.


21/ 09/ 2004







Las luces de la ciudad pestañean acciones vacías, en un largometraje en el que los protagonistas, con rostros demacrados por la humedad,  buscan el regreso a casa después de una súbita lluvia fantasmal. A las 9:15 llego a la estación para transportarme de un lado al otro de mi departamento.  Luego de una agitada tarde de trabajo, lo único que quieren estos pies de marfil, es ser colocados en la cómoda y  afelpada estantería, más parecida a una almohada. 


Después de un rato, ningún tren ha pasado, lo cual resulta extraño en plena hora pico. Distraída, por el fastidioso dolor de piernas, recién descubierto en mis extremidades, no pongo atención y sigo leyendo en el andén "Platicas de un cadáver". Han pasado cerca de dos horas, miro mi reloj de pulsera y lo cotejo con el de la estación, que para mi decepción está descompuesto, las manecillas han quedado inermes marcando las 8: 15; al percatarme de este detalle, también me di cuenta que me encontraba completamente sola. El puntilloso dolor de piernas se hacía más fastidioso,  y entonces comencé a ponerme nerviosa. 


Traté de volver por la entrada principal y tomar el  tren en otra parada, extrañamente las puertas habían sido clausuradas. Un siniestro lamento, casi inaudible, se extendió por el lugar; estaba indispuesta a ser presa del pánico, puse la lógica como primer pensamiento y baje de nuevo al andén. Un latido sorpresivo, tal como si fuese un disparo me cruzo el corazón, ya que al bajar las escaleras vi un tren estacionado, el cual nunca escuche llegar. 



Con los latidos de mi corazón a galope seguí avanzando, buscando el origen de aquel sollozo. No quería entrar de ninguna manera al vagón, pero el triste sonido se hacía más fuerte conforme me acercaba a la interior. Vi a  una chica en cuclillas – en este punto mi vista se tornó borrosa –  entre más iba acercándome, los ojos no me respondían para enfocar de manera detallada su pequeña figura; tallé mis ojos en un esfuerzo inútil de aclarar mi visión.  La chica desapareció en esos diminutos segundos, sin embargo el llanto continuaba. 


De pronto tuve una extraña sensación de humedad sobre la falda, una mancha café rodeaba toda la parte de la cadera, en tanto,  el angustiante dolor de piernas continuaba atornillándome las rodillas y los tobillos. Un ruido metálico y tintineante interrumpió mi cavilación sobre mi atuendo y el malestar. Salí del vagón pensando que un nuevo tren estaba arribando a la estación, nada. El susurro de la tristeza se deslizo hasta la vía.  Fui acercándome a la parte baja sobre los rieles y halle de nuevo a la misma chica, esta vez se encontraba arrodillada, tratando de sacar un objeto entre la madera y el hierro;  la pude ver menos borrosa luego de nuestro primer encuentro. 


En este punto recordé todo lo aprendido sobre fantasmas, maldiciones y ajuste de cuentas con los vivos, pero deje todo eso de lado, quizá esto me sucedió a mí en el tiempo justo, para ayudar a un espectro, o por una razón cualquiera. Conforme fui aproximándome a ella,  la vista comenzó a fallarme nuevamente –   mi obstinación me empujo a acercarme lo más que pudiera – tropecé y quedé a escasos pasos cerca de la chica, ésta volteo su cabeza hacia mí, hizo algunos ademanes como si estuviese observándome, y cuando tendió su mano para ayudarme a seguir en pie, simplemente las piernas ya no me sostenían. 



El sonido de un tren a toda velocidad surco las paredes en un eco estrepitoso, y vientos salidos de algún lugar de mi imaginación,  zurcían el recuerdo tardío que llegaba a mi memoria a marejadas. Vi en el pálido reflejo de los ojos de la chica mis propias lágrimas, su pierna rota, su mano deshilachada, en la que rezumaban los vestigios sanguinolentos de una definición inhóspita de un final decidido por la desesperación. 




Los frenos del tren no respondieron a los gritos de aquel instante, y el giro de un cuerpo al vacío sobre una tristeza bellamente cincelada, procrearon a una venus sin nombre, cuando faltaban diez minutos para las nueve de la noche. Me encontré llorando en el andén, sentada sobre la pendiente que daba  a los rieles. El dolor seguía carcomiéndome las piernas, pero se iba alejando conforme fluía mi aflicción. 


Jamás había creído en nada; jamás había creído ni siquiera en mí, hasta ese momento, en ese primer y último encuentro. 




jueves, 10 de agosto de 2017

AMULETO

El creacionista del día. Alex. Fabiola Morales. G








Ojalá hubiera un amuleto contra la tristeza y la soledad.


Ojalá hubiera un amuleto que nos proteja contra la vida que como ola sedienta golpea lo endeble en nuestra calamidad. 


Si los ojos pudieran sentir y las manos oír el dolor de no ver el amor cántaros de luz se desbordarían de la memoria. 


No hay camino que las lágrimas no borden con su irradiación ni dolor con la sedienta tregua que no apacigüe el vacío de estar perdido en el ayer. 


Ojalá hubiera un amuleto para ahuyentar el eco de lo que no puede ser, y aquello que deja la tristeza cuando se ha vuelto compañera fiel. 


No sé si sea normal querer morir tan lento como la tarde 
querer vivir tan rápido como caída de sol Precipitarse al abismo de la nada. 


Ojalá hubiera un amuleto contra el vicio de respirar fugaz.





viernes, 4 de agosto de 2017

ARAÑA

El creacionista del día. Aleqs Garrigóz










Tenebrosa y marginal, habita en cementerios polvorientos, espesores de lo umbrío y en todo recinto donde la ruina establezca su imperio. Como una Penélope amarga y hostil, gasta sus días tejiendo red para el asesinato.

Viuda tramposa, en medio de sus hilos fatídicos –donde atrapa luciérnagas, coloridas mariposas, catarinas– devora a su consorte sin pizca de piedad: su juguete fatídico, su esclavo sexual.


Y su tamaño puede ser el de la mano de un hombre que asfixia la ternura del pájaro cantor.



No se responde la inquietud del curioso cómo un ser tan pequeño puede albergar tanto veneno.



jueves, 3 de agosto de 2017

Agosto: Creer que creemos








El #Creacionista regresa con una temática donde el origen de nuestras percepciones, se centrar en lo que creemos en lo más profundo de nuestras palabras, pensamientos y sensaciones. El #arte va ligando cada uno de estos aspectos, volviéndolos un tanto terrenos, para transmitir aquello en lo que creemos y lo que es parte en si misma, de nuestras experiencias y nuestro credo personal. 


Invitamos a todos los Creadores, en cualquiera de las artes en las que se complementen, ha que nos compartan por medio de las #letras, #pintura, #teatro, #danza etc... alguna #creación que sea de su agrado; en este espacio que esta destinado no solo a la creación literaria, sino que también esta abierto a las artes en general. 


Esperamos sus creaciones, al correo que ya conocen: elcreacionista_@hotmail.com o al correo de las principales  redes sociales: https://www.facebook.com/creacionista,  https://twitter.com/creacionista. 



Quería cambiar el mundo. Pero he descubierto que lo único que uno puede estar seguro de cambiar es a uno mismo.


Aldous Huxley





viernes, 9 de junio de 2017

MURCIÉLAGO

El creacionista del día. Adán Echeverría








(Glosophaga soricina, Desmodus rotundus)









Látigo del atardecer, murmullo nocturno,
el silencio habitando el rumor de las grutas.
Consumidor de los sabores que despunta el universo.
Maquinaria silente recorriendo el aire
ofrece el aroma de las frutas;
la pestilente sangre latiendo dentro de la yugular de los cervatos.
Conquistador de ceremonias sanguinarias,
recolector cargado de polen,
acarreador de vida selva a selva.





Nocturno habitas
la oscura,
dibujas el miedo de las pesadillas humanas.
Los comercios de la carne te persiguen,
y es destino la hibernación de la calumnia.





Todo el poder colgado a tus membranas,
agitar el aire de la confabulación incierta;
despertar los colmillos y la mirada
que atraviesa el párpado silente de luz.






Cada eco recibido en el crepúsculo
el pretexto de dibujar los círculos al vuelo.
Despertar de las mentiras en el radar ennegrecido que apuntala el tiempo.







Retornar a las cavernas,
habitante silencioso de las grutas.
Ante la inevitable persecución lumínica,
cruzas los brazos envolviéndote en el sueño, lejano al sol.



para Javier Sosa










miércoles, 24 de mayo de 2017

Manifiesto de la Incompresibilidad

El creacionista del día. Agatha Cervantes.









La alarma de mi reloj suena. Otra vez con el presagio del miedo; otro día  de celo por la competencia, en ojos vacíos. Salgo a la calle con media taza de café, retenida a gritos en la garganta. El tequila de anoche ayudo a mi alma, a mi estomago lo noqueo con fuerza; son unas cosas por otras.


Llevo en mi espalda la incomprensión del mi universo, reflejando en el mirar la incomprensión de otros tantos individuos, extranjeros, todos los son. Extranjeros de sentimientos, de agonías dormidas, de sueños en espera,  de pasados que todavía tienen ese sabor a presente;  prisioneros angulosos de la calamidad pintada sobre la pared de la conciencia.

Al final de la semana, solo queda esperar el llanto. No entiendo a quienes me rodean, sus sonrisas, su lamento, la queja fría en el pavimento, la esperanza gasificada, repetida en un intento de mala digestión ideológica.

Mañana, mañana, mañana gafas oscuras y el aullido silencioso en alguna estepa lejana de mis contradicciones. Hoy sonrío, mis ojos no son los mismos;  hoy vuelvo con el pesar de los otros, mudo haciéndolo hablar de alguna manera, tras esta cortina de palabras.

Manifiesto o no manifiesto, los valientes, los cobardes, todos padecemos incomprensión. ¿Y la cura? Al alcance, sin embargo,  se prefiere dejarla ahí como recordatorio de que la humanidad necesita una historia que contar. Sin complicidad en la complicación, ¿Acaso podría crearse una buena historia?





viernes, 19 de mayo de 2017

MAPACHE

El creacionista del dia. Adán Echeverría











(Procyon lotor)
Camuflajeados ojos ostentan los mapaches.
No hay que ser sabios para saber qué esconden:
la voluntad del hurto, el defender las presas y su sinceridad de agua.
Entre frutas asimilan frustraciones.
Sentirse carnívoros y no poder mancharse los bigotes.
Con sigiloso paso, el mapache atraviesa la oscuridad
y entre las huellas, deja el sentir del ansia, la garganta agónica de sangre.







Bestiario Poético. Colección de la Fauna Mexicana que se encuentra en alguna Categoría de Riesgo de Conservación, según la Norma Oficial Mexicana 059.