C

C

jueves, 14 de diciembre de 2017

Travesia (ADFP)

El creacionista del dia. Agatha Cervantes


        




Busqué tus labios desvalidos,
encontré una lengua bifurcada.


Busqué renta en tu cuerpo roído por los químicos,
encontré la venta de unos sentimientos sin rostro.


Busqué una mirada que iluminará paz
encontré el pálido desvarío de unos ojos rutilantes.


Busqué en tu sombra un refugio invisible
encontré que estaba perdida en cegador reflejo de tu presencia.


Busqué y busqué y busqué....



                                                la nada al final entrecortada encontré.






viernes, 1 de diciembre de 2017

EScritos ?

El creacionista del día. Nicola Capponi







Deje de escribir en los márgenes de la libreta, para escribir sobre las puertas de vecindarios lejanos. Mi intimidad literaria se vio reducida a otro producto de consumo. No obtenía gran cosa. El dinero era lo menos. El placer se había esfumado entre mis dedos esa noche que tecleé sin esfuerzo la última frase; la sangre humeante del protagonista en los anteojos de aquel pobre personaje secundario, al que nadie pudo haber puesto atención en toda la novela.




Mis escapes se dan como a eso de las cinco de la mañana. Siento que la cama cruje, de forma despectiva es un recordatoria de mi andanza furtiva, de la letra impresa sin permiso, con majadería; alusivamente dejaba un mensaje de rebeldía, pasión y de una agresión de la cual yo era la única víctima.




Las frases eran incautas, advertencias sobre el fin del mundo, palabras de sensitivos sensoriales y diálogos de discusiones largas, de aquellas que nos recuerdan lo fastidioso de la programación televisiva de antaño; no hay nada que ver pero igual estas ahí pegado a ver si en algún momento un comentario es entretenido.





Ya no quisiera divagar, pero hoy escribo estas líneas como hienas, esperando a ver si sale mi apetito o el tuyo.


jueves, 23 de noviembre de 2017

Fin de Año en Íntimos Actos.







Estos últimos meses del año, El #Creacionista  se renueva desde la intimidad,  con una temática donde el despojarse lleva consigo, las más extrañas creencias; el año termina y dejamos atrás mudas historias que merecen ser contadas, desde la ficción de un cuento, hasta el inicio adictivo de una novela. Entre palabras y pensamientos el #arte provee de alas, para llega a aquellos, quienes sean sentido parte de un misma sensación.



Invitamos a todos los Creadores, en cualquiera de las artes en las que se complementen, ha que nos compartan por medio de las #letras, #pintura, #teatro, #danza etc... alguna #creación que sea de su agrado; en este espacio que esta destinado no solo a la creación literaria, sino que también esta abierto a las artes en general.




Esperamos sus creaciones, al correo que ya conocen: elcreacionista_@hotmail.com o al correo de las principales redes sociales: https://www.facebook.com/creacionista, https://twitter.com/creacionista.



Me gustan las fiestas grandes. Son tan íntimas. En las reuniones privadas no hay ninguna intimidad.

El Gran Gatsby (1925)

F. Scott Fitzgerald





martes, 22 de agosto de 2017

Primer y último Encuentro

El creacionista del día. Alma Carbajal G.


21/ 09/ 2004







Las luces de la ciudad pestañean acciones vacías, en un largometraje en el que los protagonistas, con rostros demacrados por la humedad,  buscan el regreso a casa después de una súbita lluvia fantasmal. A las 9:15 llego a la estación para transportarme de un lado al otro de mi departamento.  Luego de una agitada tarde de trabajo, lo único que quieren estos pies de marfil, es ser colocados en la cómoda y  afelpada estantería, más parecida a una almohada. 


Después de un rato, ningún tren ha pasado, lo cual resulta extraño en plena hora pico. Distraída, por el fastidioso dolor de piernas, recién descubierto en mis extremidades, no pongo atención y sigo leyendo en el andén "Platicas de un cadáver". Han pasado cerca de dos horas, miro mi reloj de pulsera y lo cotejo con el de la estación, que para mi decepción está descompuesto, las manecillas han quedado inermes marcando las 8: 15; al percatarme de este detalle, también me di cuenta que me encontraba completamente sola. El puntilloso dolor de piernas se hacía más fastidioso,  y entonces comencé a ponerme nerviosa. 


Traté de volver por la entrada principal y tomar el  tren en otra parada, extrañamente las puertas habían sido clausuradas. Un siniestro lamento, casi inaudible, se extendió por el lugar; estaba indispuesta a ser presa del pánico, puse la lógica como primer pensamiento y baje de nuevo al andén. Un latido sorpresivo, tal como si fuese un disparo me cruzo el corazón, ya que al bajar las escaleras vi un tren estacionado, el cual nunca escuche llegar. 



Con los latidos de mi corazón a galope seguí avanzando, buscando el origen de aquel sollozo. No quería entrar de ninguna manera al vagón, pero el triste sonido se hacía más fuerte conforme me acercaba a la interior. Vi a  una chica en cuclillas – en este punto mi vista se tornó borrosa –  entre más iba acercándome, los ojos no me respondían para enfocar de manera detallada su pequeña figura; tallé mis ojos en un esfuerzo inútil de aclarar mi visión.  La chica desapareció en esos diminutos segundos, sin embargo el llanto continuaba. 


De pronto tuve una extraña sensación de humedad sobre la falda, una mancha café rodeaba toda la parte de la cadera, en tanto,  el angustiante dolor de piernas continuaba atornillándome las rodillas y los tobillos. Un ruido metálico y tintineante interrumpió mi cavilación sobre mi atuendo y el malestar. Salí del vagón pensando que un nuevo tren estaba arribando a la estación, nada. El susurro de la tristeza se deslizo hasta la vía.  Fui acercándome a la parte baja sobre los rieles y halle de nuevo a la misma chica, esta vez se encontraba arrodillada, tratando de sacar un objeto entre la madera y el hierro;  la pude ver menos borrosa luego de nuestro primer encuentro. 


En este punto recordé todo lo aprendido sobre fantasmas, maldiciones y ajuste de cuentas con los vivos, pero deje todo eso de lado, quizá esto me sucedió a mí en el tiempo justo, para ayudar a un espectro, o por una razón cualquiera. Conforme fui aproximándome a ella,  la vista comenzó a fallarme nuevamente –   mi obstinación me empujo a acercarme lo más que pudiera – tropecé y quedé a escasos pasos cerca de la chica, ésta volteo su cabeza hacia mí, hizo algunos ademanes como si estuviese observándome, y cuando tendió su mano para ayudarme a seguir en pie, simplemente las piernas ya no me sostenían. 



El sonido de un tren a toda velocidad surco las paredes en un eco estrepitoso, y vientos salidos de algún lugar de mi imaginación,  zurcían el recuerdo tardío que llegaba a mi memoria a marejadas. Vi en el pálido reflejo de los ojos de la chica mis propias lágrimas, su pierna rota, su mano deshilachada, en la que rezumaban los vestigios sanguinolentos de una definición inhóspita de un final decidido por la desesperación. 




Los frenos del tren no respondieron a los gritos de aquel instante, y el giro de un cuerpo al vacío sobre una tristeza bellamente cincelada, procrearon a una venus sin nombre, cuando faltaban diez minutos para las nueve de la noche. Me encontré llorando en el andén, sentada sobre la pendiente que daba  a los rieles. El dolor seguía carcomiéndome las piernas, pero se iba alejando conforme fluía mi aflicción. 


Jamás había creído en nada; jamás había creído ni siquiera en mí, hasta ese momento, en ese primer y último encuentro. 




jueves, 10 de agosto de 2017

AMULETO

El creacionista del día. Alex. Fabiola Morales. G








Ojalá hubiera un amuleto contra la tristeza y la soledad.


Ojalá hubiera un amuleto que nos proteja contra la vida que como ola sedienta golpea lo endeble en nuestra calamidad. 


Si los ojos pudieran sentir y las manos oír el dolor de no ver el amor cántaros de luz se desbordarían de la memoria. 


No hay camino que las lágrimas no borden con su irradiación ni dolor con la sedienta tregua que no apacigüe el vacío de estar perdido en el ayer. 


Ojalá hubiera un amuleto para ahuyentar el eco de lo que no puede ser, y aquello que deja la tristeza cuando se ha vuelto compañera fiel. 


No sé si sea normal querer morir tan lento como la tarde 
querer vivir tan rápido como caída de sol Precipitarse al abismo de la nada. 


Ojalá hubiera un amuleto contra el vicio de respirar fugaz.





viernes, 4 de agosto de 2017

ARAÑA

El creacionista del día. Aleqs Garrigóz










Tenebrosa y marginal, habita en cementerios polvorientos, espesores de lo umbrío y en todo recinto donde la ruina establezca su imperio. Como una Penélope amarga y hostil, gasta sus días tejiendo red para el asesinato.

Viuda tramposa, en medio de sus hilos fatídicos –donde atrapa luciérnagas, coloridas mariposas, catarinas– devora a su consorte sin pizca de piedad: su juguete fatídico, su esclavo sexual.


Y su tamaño puede ser el de la mano de un hombre que asfixia la ternura del pájaro cantor.



No se responde la inquietud del curioso cómo un ser tan pequeño puede albergar tanto veneno.



jueves, 3 de agosto de 2017

Agosto: Creer que creemos








El #Creacionista regresa con una temática donde el origen de nuestras percepciones, se centrar en lo que creemos en lo más profundo de nuestras palabras, pensamientos y sensaciones. El #arte va ligando cada uno de estos aspectos, volviéndolos un tanto terrenos, para transmitir aquello en lo que creemos y lo que es parte en si misma, de nuestras experiencias y nuestro credo personal. 


Invitamos a todos los Creadores, en cualquiera de las artes en las que se complementen, ha que nos compartan por medio de las #letras, #pintura, #teatro, #danza etc... alguna #creación que sea de su agrado; en este espacio que esta destinado no solo a la creación literaria, sino que también esta abierto a las artes en general. 


Esperamos sus creaciones, al correo que ya conocen: elcreacionista_@hotmail.com o al correo de las principales  redes sociales: https://www.facebook.com/creacionista,  https://twitter.com/creacionista. 



Quería cambiar el mundo. Pero he descubierto que lo único que uno puede estar seguro de cambiar es a uno mismo.


Aldous Huxley